Hoffman

Los Dreamer’s contaron sus historias

Los Dreamer’s contaron sus historias

Charleston (01-28-19).- Con la finalidad de sensibilizar a la población del estado de Carolina del Sur y la vez  pedir el apoyo para su lucha por un cambio en la ley del Estado de Carolina del Sur para las restricciones educativas y el trabajo para los beneficiarias de DACA, un grupo de jóvenes compartieron sus historias acerca de la inmigración, la educación y los diversos problemas que afrontan para desarrollarse de forma integral como profesionales.

Este último lunes, los beneficiarios del DACA expresaron mediante anécdotas las vivencias que experimentan día a día con las restricciones en cuanto a su educación y las licencias para desempeñar sus trabajos después de graduarse, en el evento llamado The Dreamers Experience in South Carolina.

Dicho evento fue promovido por la organización “Charleston Coalition for Immigrant Rights”, donde Will McCorkle, el representante de la organización  precisó al Universal: “Yo me mudé hace cinco meses al Charleston, proveniente de Greenville;  la idea de este evento es para apoyar a los jóvenes desde DACA, para que haya un cambio en la ley de Carolina del Sur y que esos jóvenes puedan trabajar en este estado”.

Según indicó McCorkle, los estudiantes de DACA en Carolina del Sur, no pueden acceder a préstamos ni  recibir becas del estado debido a su estatus legal, por lo que se realizan mesas de trabajo a fin de efectuar un cambio en la ley y así  los Dreamer’s puedan acceder a los beneficios.

EN AUMENTO.Carolina del Sur tiene unos 7,000 dreamers y lo que busca es hacer una conexión con el activismo que comenzó en Greenville para extenderlo hasta  Charleston, con el objetivo de hacer una fuerza en el estado.  Estamos aquí para dar un mensaje a la comunidad  y más personas puedan entender y conocer de cerca la verdad sobre este cambio de ley que proponemos”

María Fernández Morales contó nostálgica: “Yo llegué a los Estados Unidos a los cuatro años de edad, y quiero estudiar para salir adelante. Pero en estos  momentos me encuentro trabajando de tiempo completo porque se me hace difícil ir estudiar una universidad. Pese al apoyo de mi mamá, no es suficiente porque no tengo acceso a descuentos, ni ayuda financiera. Por el contrario, nos cobran tarifas como si fuéramos estudiantes de otro estado, cuando toda mi vida he vivido aquí”.

Así como María Fernández quien estando en la escuela ya había tomado cursos para iniciar con su carrera de enfermería y tuvo que abandonarlos por las restricciones del estado, existen varios casos de esfuerzo y crecimiento profesional que solo se ha convertido en anhelos debido a las dificultades que afrontan para cumplir sus sueños. Motivo por el cual, y a viva voz, los Dreamers solicitaron los cambios en la ley, para que los jóvenes de DACA puedan acceder a financiamiento, recibir sus licencias y así poder trabajar en diferentes áreas.

Otras historias. Por otro lado, Omar Valencia, estudiante del CofC, con tres carreras, matemáticas música y educación. Es un joven que a pesar de ser un ciudadano estadounidense, tuvo que pagar el primer año de Universidad,  como si fuera un estudiante de fuera del estado debido a que sus padres son indocumentados. Pese a todo su esfuerzo, tuvo que regularizar ciertos documentos para ser admitido como un estudiante de Carolina del Sur.

Asimismo, se comentó el caso de Ilse Isidro,  quien se graduó de la universidad la carrera de enfermería, pero desafortunadamente el estado de Carolina del Sur no le permite ejercer su carrera, porque aún no se otorgan licencias profesionales Dreamers. “Que apoyen la propuesta de ley 3404 que nos daría la oportunidad de tener nuestras licencias cuando nos graduamos de la universidad. Carolina del Sur nos pone muchas limitaciones,  una de ellas desde que tenemos que pagar casi el doble para poder ir a las universidades, luego no nos otorgan ningunas becas mi siquiera un financiamiento. Yo creo que nosotros como jóvenes necesitamos de esta ayuda para poder salir adelante”, agregó.


Hoffman